15/03/2022

Cannabis y EII: ¿Cómo usarlo de forma medicinal?

Somos Crohnicas

¿Tienes la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, y estás buscando otras formas de calmar el dolor o reducir el sufrimiento?

En Somos Crohnicas abrimos melón para contarte cositas sobre esta controvertida planta y sus posibles beneficios terapéuticos

A lo largo de este artículo descubrirás un poco más acerca de cómo influye el cannabis o marihuana en las enfermedades inflamatorias intestinales, y tendrás más información para poder tomar una decisión, o para mantener una interesante conversación con tus amig@s.

Como seguramente ya sabes la enfermedad inflamatoria intestinal no presenta actualmente ningún tratamiento curativo. Además, se considera que únicamente entre un 40-60% de personas con enfermedad de Crohn responden satisfactoriamente al tratamiento médico… Por ello, muchas personas buscan modos alternativos de tratamiento, incluido el uso de cannabis o de marihuana, para tratar su enfermedad inflamatoria intestinal. El uso de esta droga supuestamente mejoraría los síntomas de la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, pero sigue siendo tema controvertido entre profesionales médicos. A continuación, te explicamos porqué se podría utilizar el cannabis en la enfermedad de Crohn o en la colitis ulcerosa, y las precauciones a tener en cuenta cuando utilizas el cannabis en enfermedades inflamatorias intestinales. 

¡ABRIMOS MELÓN! 😜

¿Qué es el cannabis?

El cannabis o marihuana viene de una planta que contiene casi 500 sustancias químicas diferentes (sustancias cannabinoides, terpeneos, pinenos, flavinoides, …). Estas sustancias se parecen a nuestros neurotransmisores naturales (los “mensajeros” del sistema nervioso central, es decir, de nuestro cerebro).  

De todas ellas, el principal compuesto psicoactivo es el THC o tetrahidrocannabinol. Éste tiene el mismo efecto en nuestro cerebro que la anadamida, pudiendo producir a corto plazo sensación de bienestar y de euforia. Además, su uso se acompañaría de una elevación del umbral del dolor. Es decir, esta sustancia hace que para producirse la misma sensación de dolor, se necesite un estímulo de mayor intensidad.  

Pero también existen otros compuestos cannabinoides que no presentan este efecto psicoactivo, como el cannibidiol (CBD), cannabinol (CBN) o la tetrahidrocannabivirina (THCV). Aunque tienen efectos distintos a los del THC, también actúan en el sistema nervioso. 

El cannibidiol actúa en el cerebro sobre el llamado “sistema endocannabinoide”, que regula diferentes neurotransmisiones y está compuesto por los receptores cannabinoides CB1 y CB2. En concreto, al unirse a estos receptores aumentan los niveles de otro neurotransmisor endógeno llamado 2-AG.  Éste estaría implicado en la regulación del apetito (de ahí el hambre que dan los “porros”) y la regulación del sistema inmunitario y del dolor. 

¿Lo sabías?

Los receptores CB1 y CB2 se expresan principalmente en el cerebro, donde causan sus conocidos efectos recreativos. Pero también se encuentran en prácticamente todos los órganos, incluyendo el sistema gastrointestinal. Allí tendrían un rol importante en la regulación periférica del dolor visceral, de las náuseas y vómitos, motilidad, permeabilidad e inflamación

En resumen, el cannabis es una planta que contiene una multitud de principios activos que “encienden” o “apagan” ciertos interruptores químicos en el cerebro, imitando a nuestros propios neurotransmisores (los “mensajeros” del sistema nervioso central). En concreto: 

  • El THC es la sustancia psicoactiva o psicotrópica, y es la parte del cannabis que nos proporciona los efectos de placer y tranquilidad. 
  • El CBD , en cambio, no produce estos efectos, pero sí afecta a las funciones del cerebro y de todo el cuerpo en general. 

Así pues, no es extraño pensar que el consumo de cannabis pueda tener efectos sobre el sistema digestivo, e incluso pensar que pudiera inducir un alivio sintomático o tener un efecto beneficioso en la enfermedad inflamatoria intestinal. 

¿El cannabis es antiinflamatorio?

Las sustancias cannabinoides, activan el sistema endocannabinoide (es decir, se unen a los receptores mencionados anteriormente). La activación de este sistema podría ir asociado a un efecto anti-inflamatorio. Esto sobre todo se ha demostrado en estudios hechos en laboratorios o estudios experimentales en animales. Efectivamente, en este tipo de investigaciones se ha demostrado que la activación del sistema endocannabinoide mejoraría la inflamación intestinal

Sin embargo, aún no se ha demostrado su efecto en el ser humano. 

¿Qué evidencia científica existe?

El cannabis, ¿un nuevo tratamiento para la enfermedad inflamatoria intestinal? En la enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa, ¿ la marihuana podría llegar a aliviar los síntomas?

Encuestas recientes informan que aproximadamente un 15% de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal utilizan cannabis para tratar sus síntomas. Pero, ¿Qué evidencia científica existe realmente sobre el uso de esta droga en la enfermedad inflamatoria intestinal?

  • En un estudio observacional por Mbachi et al donde se comparó la prevalencia de complicaciones relacionadas con la colitis ulcerosa  y la enfermedad de Crohn entre pacientes consumidores y no consumidores de cannabis, se observó que los consumidores de cannabis tenían menos probabilidades de desarrollar complicaciones relacionadas con la enfermedad (como los abscesos intraabdominales, la enfermedad fistulizante, la necesidad de transfusión de sangre o incluso la necesidad de realizar una cirugía). Desafortunadamente, también observaron que las enfermedades psiquiátricas concurrentes eran significativamente más altas entre los consumidores de cannabis que entre los no consumidores.
  • Los estudios controlados aleatorios sobre el consumo de cannabis en la enfermedad de Crohn indican un efecto beneficioso, pues mejoraría los síntomas de la enfermedad. En efecto, en la enfermedad de Crohn, la marihuana podría reducir el dolor abdominal, reducir la diarrea, ayudar a controlar las náuseas y aumentar el apetito. De hecho, se ha visto que el consumo de cannabis en la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn, aumenta la calidad de vida y la satisfacción general. Sin embargo, estos estudios son escasos y con pocas personas.  
  • Se necesitan más estudios controlados aleatorios de buena calidad y con más personas para examinar más a fondo si el beneficio observado en personas con enfermedad inflamatoria intestinal que consumen cannabis es debido a un efecto real sobre la inflamación. Es decir, falta por demostrar si estas substancias consiguen realmente reducir los marcadores de inflamación o de los hallazgos endoscópicos de inflamación.

En resumen, con el cannabis se han observado mejoras en términos de dolor abdominal, apetito y satisfacción general, pero no existe suficiente evidencia hoy en día para confirmar que su uso es seguro y efectivo para las personas con enfermedad de Crohn o colitis ulcerosa activa. 

La mayoría de estos estudios clínicos son “poco potentes”, debido al número pequeño de personas incluidas en los estudios y la dificultad de hacer estudios con esta droga considerada ilegal en muchos países.  

Efectos adversos y precauciones

Existe una creencia general de que el cannabis es una sustancia inofensiva y que no hace falta seguir pautas médicas para su uso. Pero cabe recordar que el cannabis sigue siendo una sustancia psicotrópica y que no está exenta de efectos adversos y riesgos

  • El consumo prolongado de cannabis puede provocar adicción. De hecho, se estima que aproximadamente el 9% de aquellos que experimentan con la marihuana se volverán adictos. 
  • También se ha descrito el síndrome de abstinencia del cannabis, con síntomas que incluyen irritabilidad, dificultades para dormir, disforia y ansiedad, 
  • Se ha demostrado que el uso regular de cannabis puede afectar regiones cerebrales específicas. El uso regular de cannabis desde una edad temprana está asociada con deficiencias cognitivas y deficiencias en la motivación, el aprendizaje e incluso la memoria. Además, la exposición al cannabis afecta también la capacidad de conducción. 
  • El cannabis podría producir incluso una disminución de la fertilidad. 

Así pues, antes de tomar esta sustancia es siempre importante que pidas consejo a tu médico. Es especialmente recomendable que las mujeres embarazadas eviten el uso de esta planta medicinal, pues no existe suficiente evidencia para demostrar que la droga sea segura para el bebé., así como personas con historial de enfermedades mentales.

¿Cómo usar la marihuana o cannabis en las Enfermedades Inflamatorias Intestinales?

La marihuana medicinal se diferencia de la marihuana de uso recreativo ya que no provoca cambios de humor ni tampoco intoxicación.

Esta planta medicinal viene en una variedad de formas, incluidas las siguientes:

  • Aceite para vaporizar
  • Pastillas o cápsulas 
  • Aceite comestible
  • Aplicaciones tópicas
  • Hojas y cogollos secos, para armar un cigarrillo

Los efectos más rápidos ocurren con la inhalación de la forma vaporizada., mientras que los más lentos ocurren con las cápsulas. 

Conclusión

El cannabis es una planta que contiene una multitud de principios activos que “encienden” o “apagan” ciertos interruptores químicos en el cerebro, imitando a nuestros propios neurotransmisores (los “mensajeros” del sistema nervioso central). Es una droga psicoactiva que puede inducir adicción, pero muchos cannabinoides como el CBD y CBG no tienen ese efecto central indeseable. De hecho, el consumo de cannabis podría tener efectos beneficiosos sobre el sistema digestivo, pudiendo producir un alivio sintomático en personas con enfermedades inflamatorias intestinales. Concretamente, el uso de cannabis en diversas formas se ha asociado a mejoría en las náuseas, dolor abdominal, diarrea y aumento del apetito en la mayoría de las personas, así como mejoría de la calidad de vida. A pesar de ello, hoy en día, no existe evidencia científica suficiente que demuestre que la formulación actualmente disponible pueda controlar la inflamación. Se necesitan investigaciones adicionales para confirmar estos posibles beneficios.

¿Cuál es tu opinión sobre este controvertido y popular tema? ¿Has utilizado el cannabis de forma medicinal?

¡Cuéntanos en comentarios! Abrimos debate 🤘 😏

Bibliografía:

Timna Naftali (2020) An overview of cannabis based treatment in
Crohn’s disease, Expert Review of Gastroenterology & Hepatology, 14:4, 253-257, DOI:
10.1080/17474124.2020.1740590

Categoría:
2 Comentarios
  1. Marta

    Hola, me ha parecido interesante de hecho yo creo que me voy animar a probarlo, sabia de su existencia porque tengo amigas que lo utilizan , hay veces que estas tan desanimada cuando estas con brote,dolores , diarrea que si hace efecto para aliviarlo ,” lo pruebo “

    Responder
    • Somos Crohnicas

      ¡Hola Marta!

      La verdad es que es todo un mundo la Marihuana terapéutica, y como bien dices muy interesante. Ya has leído que aun falta más evidencia científica para recomendar su uso pero hay personas que la utilizan y les va bien 😊. Ya cada vez hay más empresas que elaboran productos con CBD como uso terapéutico para el dolor, ansiedad, para relajarse…Hay que tener en cuenta y no abusar de los productos naturales, que sean naturales no significa que sean inocuos.

      ¡Gracias por escribirnos! y cuéntanos tu experiencia cuando la pruebes

      Un abrazo y cuídate mucho 💜

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Crohnletter

En Somos Crohnicas, no tenemos una barita mágica para todo. Eso sí: tenemos la poción perfecta para que puedas tomar las riendas de tu vida y hacerte amiga de tu dragón.

Deja de sufrir por sufrir y suscríbete a nuestra Crohnletter, en la que te damos consejos basados en nuestra profesión y en nuestra experiencia, recetas, avances de la ciencia sobre la EII y mucho más. Todo esto, siempre con ese toque de humor que nos caracteriza.

¡No lo dejes para mañana!

Prometido que no te mandamos 💩